Connect with us

Columnas

Bitcoin: La revolución dentro de la revolución

Published

on

Imaginen ser una fragata o carabela española hacia la mitad del siglo XVIII de nuestra era. En ella, el oro arrebatado por la conquista reposa en bóvedas cerca del camarote del capitán. De pronto, en el horizonte, una nave corsaria aparece con su ominosa bandera negra y con el diseño tan temido y famoso de un esqueleto en ella. Ocurre la batalla, ¿Qué ocurre con el oro? Parte de él es saqueado (¿O re-saqueado?); parte se ha hundido en el fondo del mar en medio del fragor de la batalla; parte se perderá si los corsarios se topan otra nave o bien simplemente una tormenta tropical acababa arrasando con la embarcación. Sin embargo, en la presente época, el metal precioso es de los medios de compraventa más efectivos y codiciados desde la antigüedad puesto que era más que una materia prima.

El oro, desde tiempos antiguos, ha sido de manera directa (mediante políticas económicas) o indirecta (Como Panamá, mediante el convenio monetario Morales, Arias-Taft de 1904, adoptaba el patrón oro por inercia al acuñar el dólar) un sistema de cuentas de patrón definido. O sea, por una cantidad determinada de oro minado, habrá una determinada cantidad de billetes; cupones que certificaban, en su cara y reverso, como en series de dólares antiguas, una cantidad de material precioso (Ver imagen) respaldado por un tercero confiado que emite los billetes, como es el caso de las reservas federales y bancos centrales del mundo. Lo que significa que transferir tu riqueza, fuera de un trueque, casi siempre implicaba tener la confianza de un tercero garante, ya sea por firma o un sello en dicha nota. Lo peor: La limitante física del pago, como en el ejemplo del transporte de oro en el atlántico colonial, implicaba que, para transferir valor de A hacia B, debía de hacerse, en la obvia ausencia de internet, presencialmente y con medios monetarios aceptados dependiendo del monarca o gobernante, lo cual volvía el cambio de riquezas engorroso. Hasta ahora…

 

‘’Los Estados Unidos de América pagarán al portador de este documento cinco dólares en monedas de plata’’ El patrón oro garantiza que, con la escasez inherente a un recurso mineral, se regule la demanda y oferta de ambos vienes, previniendo inflación (sobreoferta de billetes)

 

Por siglos, la transferencia de riquezas ha sido un tema de constante renovación. Esto, debido a que el ser humano, como es fiel a su esencia, tiene necesidades por el mero hecho de su existencia y, para cubrirlas, necesita de distintos recursos y medios de intercambio. La idea de transferir riquezas inició con el trueque, pasó por el metal y, hasta nuestros días, con los billetes fiduciarios, que son emitidos por bancos centrales, para luego ser prestados a los bancos privados, por bloques, una tasa de interés que varía. Son el medio de cuenta más utilizado (por ahora), de manera electrónica o física, para cumplir estos fines transaccionales. La internet, como herramienta, ha sido de gran utilidad y ha moldeado la realidad al punto de cambiar la infraestructura del sistema financiero con las transferencias ACH y las empresas de remesas. En resumen, el dinero moderno, fiduciario, es un sistema de contabilidad, respaldado por un tercero garante, cuyo mero uso da un consenso para determinar una serie de transacciones en el tiempo y espacio. Una serie de cuentas para dilucidar preguntas como ¿Cuánto? ¿cómo? ¿A quién o hacia qué se ha dado dicha transferencia y por cuál bien? Esto lo vemos en cada billete; una serie y números en los cuales dan autenticidad al instrumento de cambio y unicidad, para que su escasez implique un valor.

Lastimosamente, muchos en el congreso de los EEUU decidió que el dólar, por solo representar el banco de reserva, valía por si solo y decidieron, en 1971, eliminar este patrón; lo cual dejaba al yanqui con una moneda que podía devaluarse y emitirse sin tener que respetar un patrón. Por lo que cada dólar hoy por hoy son moneda respaldada en la gestión de la reserva.

Bitcoin ¿Qué es?; breve historia y su método de descubrimiento.

Lo revulsivo de este tipo de innovación es que puede ser definido de varias formas. Todas correctas en su totalidad o dependiendo del enfoque que se quiera proveer. Sin embargo, por salud de este artículo, es menester para poder definir bitcoin haberles explicado los pormenores de lo que implica tener un billete fiduciario, como hemos explicado en la sección anterior.

Definamos, entonces, usando las características ya mencionadas del dinero fiduciario, ya que, como éste, puede ser definido como un sistema de contabilidad. Sin embargo, bitcoin es un registro contable digital que, a través de una red realiza, de manera automatizada, un protocolo informático que recaba todas las transacciones efectuadas dentro de una serie de libros contables virtuales(LEDGERS); colectivizada, consensuada, peer to peer (entre iguales) y sin centralización de datos. Datos que proyectan, de manera encriptada, una unidad de cuenta, lo cual resulta en una moneda digital que no depende de terceros involucrados y, por tanto, ninguna institución o gobierno que de manera directa o indirecta en la transacción. Lo que es mejor: Estos libros digitales se actualizan con cada transacción de la red, al concertarse la transacción; lo cual certifica el consentimiento de los miembros de participar en la red y anuncia a la misma que de un punto A hacia un punto B, se ha realizado una operación. En resumen, usando herramientas criptográficas, las transacciones se dan de manera pública. Esto debido a que la criptografía como herramienta permite garantizar la unicidad de la transacción en el Blockchain, por medio de un lenguaje que por su esencia no permite ser entendido aunque sea de carácter público, al ser la criptografía otra lengua. Así se evita que todos los libros registren la información con las diferencias referente a montos y demás detalles en el libro, evitando así conflicto de duplicidad.

El anonimato además se refuerza debido a que las direcciones de donde se obtiene las directrices que la red debe seguir son caracteres. Por lo que la necesidad de tener datos en la red es nula, ya que solo se necesita crear una billetera que pueda interactuar con los caracteres criptográficos y la red de libros.

El primer bitcoin fue creado el 3 de enero del año 2009; presuntamente creado por Satoshi Nakamoto. Satoshi Nakamoto se creía que era un ingeniero japonés radicado en California. Sin embargo, el nombre en sí se especula que es un alias creado más domo una forma de, oportunamente, descentralizar la autoría intelectual de esta criptomoneda. Ya que las evidencias históricas de los orígenes del nombre se dan en los movimientos CYPHERFUNKS iniciados en los 90. En donde un grupo de entusiastas de la seguridad informática, programadores y visionarios, comenzaron a sentar las bases para un proyecto de moneda digital descentralizada.

Lo valioso de este grupo es su amor por la libre transacción de bienes de manera digital y sin un tercero, lo cual en una época donde escándalos revelados por Wikileaks y demás organizaciones ‘’Hacktivistas’’ han desentrañado los languidecidos escrúpulos del deep state de los gobiernos en donde se prueba la afrenta a nuestra privacidad. Los cypherfunks conocían de esto y se especula que, debido a la significancia de una revolución dentro de la revolución del internet, de carácter monetario, como un poder para librarnos de las esclavizantes tasas de interés y sistema de deuda de una moneda fiduciaria. Entre estos individuos había uno con alias de Satoshi Nakamoto, el cual indicaba las directrices del proyecto. Este misterio entorno a la entidad del creador lo interpreto, y esto ya es opinión, como una forma de asegurar la idea y a sus creadores por medio de crear varios posibles autores, diluyendo el riesgo de crédito por la idea, pero a su vez se protege a los individuos tras bambalinas. Lo cual es un homenaje a la esencia de la tecnología Bitcoin. Lo que le ha valido al bitcoin como nombre de ‘’Oro digital’’ es por su escasez, ya que su programación permite solamente la posibilidad de emitir la limitada cantidad de 21 millones de bitcoins. Lo que implica otro factor que lo hace escaso además de su unicidad criptográfica, ya que, al tener una determinada cantidad de recursos minados, como el oro, se crea un patrón deflacionario en donde ningún burócrata hambriento pueda presionar un botón e imprimir más dinero que Zimbawe. Por esto y más beneficios bitcoin ha pasado de valer centavos de dólar en 2009, y llegar a sobrepasarla barrera de los 4000 dólares en menos de una década.

Por estos factores es que vemos que, al día de la publicación, el bitcoin alcance los valores que tiene y sea tan volátil. Una red anónima de transferencias de riquezas en donde no cualquiera emite la unidad sin ir por un proceso y además con una seguridad casi impenetrable. En donde si bien se puede hackear una computadora, la información de la red se guarece en su descentralización de la información. Lo que significa que los otros equipos en la red mientras funcionen, guardarán todas las transacciones y pues ya sabemos que 24/7 hay siempre individuos en esta red.

Entrando más en materia, el proceso principal para adquirir bitcoins es la minería. Como su nombre lo explica, los bitcoins esencialmente no se emiten, sino que es un descubrimiento. Verán, mediante un software para minería que varía dependiendo del que se obtenga o para el fin e intensidad de minado, se resuelve entonces una serie de problemas matemáticos sobre un bloque informático en donde se colocan de manera azarosa los números para descubrir una posible resolución al problema. El cual con el tiempo y con la oportuna resolución del problema, se crean nuevas unidades de moneda digital.

Lo genial es que los mineros deben competir en cada bloque por resolver el problema y a medida que se crean más unidades la demanda y la oferta se autorregula, ya que a mayor cantidad de mineros compitiendo, mayor dificultad de resolución al problema. ¿En qué consiste la dificultad? En generar un hash (pieza de información; sello criptográfico que certifica transacciones en el libro) comience con un número determinado de ceros. Para que la red entonces acredite la legitimidad del bloque y que las herramientas utilizadas en dicho bloque serán legítimas por lo que se da el registro contable y de valor. La red, entonces, se ve forzada en no dejar que todo el que mine obtenga puesto que haría insostenible la tecnología. Sin embargo, los mineros tienen un segundo incentivo el cual es aplicar una ‘’Pieza de información’’ o hash, que no es más que una fórmula matemática que funge como un sello en el billete de dólar, lo cual ratifica su autenticidad y unicidad del libro de transacciones de la red. Luego de aplicar esta pieza, se eleva la transacción, con todas las unidades de datos y cuentas, al libro contable mayor. Esto les proporciona una pequeña comisión por administrar el tráfico de la red, lo que incentiva el uso de herramientas y la repetición del proceso, a un precio ínfimo de comisión y casi gratuito. Lo que nos ahorra engorrosos procesos de trámite, comisiones bancarias o de remesa y nos libra de su ineficiencia; no señores, en Bitcoin no hay ‘’caída del sistema’’. Pero como bien sabemos, al ser el tráfico cada vez mayor, se ve una interesante ganancia por volumen. Por lo que aun cuando se terminen de descubrir los últimos bitcoins en el año 2150, aproximadamente, los incentivos por comisión permanecen.

Dicho libro es una cadena de bloques o blockchain. La cual es una tecnología registral que, básicamente, es un método de almacenar y registrar datos en ledgers, distribuidos por toda la red, en forma de libros transaccionales ya mencionados. Explicaré más a fondo en otra sección de este artículo. Por ahora, es suficiente conocer su función como base de recaudo informativo de bitcoin, a fin de llevar las cuentas. Pero como adelanto les digo: bitcoin es el fin y blockchain es el método de registrar el hecho de transferir riquezas. Este tipo de tecnología permite además que los datos de un bloque se transmitan de forma específica; por lo que permite la división del mismo y deja que la moneda sea divisible por hasta 8 cifras decimales.

Formas de adquisición ¿Dónde y cómo comprar y gastar?

Lo sé, cuando me presentaron la idea yo pensaba ‘’Suena complicado este proceso’’ Sin embargo, no se desanimen, lectores de este prestigioso portal, ya que su método de adquisición es sencillo y la comunidad es de lo más entusiasta. Este artículo no queda acá, sino que continúa en los lugares donde usted puede ir a conocer, no sólo sobre bitcoin, sino sobre toda moneda digital y tecnología de registro en libros distribuidos o blockchain.

Bitcoin sirve para comprar lo que sea, siempre y cuando la otra parte debe tener su cartera y así poder adquirir servicio o bien. Tener una cartera, física o virtual.

Cartera:

Por tanto, la cartera, no es más que una contraseña llamada también llave privada. Mediante el libro se dice cuántas monedas cada dirección posee. Ya que como se señaló, las monedas y sus transacciones se encuentran en el libro.

Hay varios tipos, a saber, los cuales son:

  • Wallet paper: La llave privada se tiene escrita en papel.
  • Cold wallet: La llave privada se guarda en USB, está en un archivo b y los dispositivos poseen un sistema de seguridad  por cada conexión a internet. Como bien dice el nombre, es una cartera fría debido a que normalmente no se está conectado a una red.
  • Hot wallet: Software instalado en PC o celular para el uso de bitcoins. La llave está almacenada en un archivo. Como también lo dice el nombre, se debe a que esta llave se la pasa conectada a la red. Esta es la opción con ayor riesgo ya que con que se hackee tu PC podría ser robado el archivo. Si optas pors esta forma debes tener seguridad buena al navegar.
  • Wb wallet: Por medio de un tercero se mantiene guarecida la llave. En esta opción es un tercero quien conoce la llave y no el usuario, por lo que se debe escoger una buena aplicación. Que mantenga niveles y estándares de seguridad de un banco ao casa de valors puesto que no verás tu llave, sino que girarás una orden para que entonces usen tu llave y se haga el pago en criptomonedas Yo utilizo la aplicación XAPO con la cual me ha ido excelente. La misma está disponible en la aplicación store y ofrecen el servicio de cartera para envíos. Puedes pagar los bitcoins fácilmente colocando la una tarjeta de crédito. Sin embargo, antes de transaccionar con cualquier instrumento tradicional financiero te solicitarán documentos de debida diligencia básicos como 2 identificaciones y un recibo de agua o luz para probar la dirección. Ojo: mencionaré más formas de obtener bitcoins para que puedas transferirlas a la cartera si este proceso de compra directa en la aplicación es engorroso. Además, comprar en la aplicación implica seguir una política de comisiones de cambio. Por experiencia, no he tenido inconveniente por guardar mi llave en dicha aplicación. En otros de sus servicios se da el almacenaje frío del bitcoin en una bóveda. Por lo que la hace muy segura en este tipo de menesteres y da opciones para guardas tus activos en bitcoin. Pero si prefieres una cartera en red, te recomiendo utilizar la de coinbase. Esta tiene opción móvil y su uso e interfaz es similar a la de XAPO. Por lo que hacen bien su tarea de custodio de llaves.

Otra opción son las carteras frías o físicas que permiten tener tus bitcoins fuera de la red en un dispositivo tipo USB o tarjeta en donde podrás tener tus monedas. Es la opción recomendable si sólo buscas acumular bitcoins y no andar utilizando tan a menudo los dispositivos. Verificas tu saldo conectando los mismos a tu pc. En Panamá hay lugares que las venden, como el que mencionaremos más adelante.

Cajero:

Sí. Hay ATM de bitcoin y en Panamá se encuentran. Recomiendo ir al de Panamá Blockchain Embassy; lugar en donde puedes además reunirte con entusiastas de criptomonedas y asistir a seminarios cada jueves desde las 6:00 pm.

En esta tienda/espacio de networking podrás tener un lugar en donde presentar tus ideas referentes al mundo de las criptomonedas. Sus cursos son variados y van desde reconocer empresas estafa y de fraude, hasta nuevos lanzamientos de plataformas de negocios que acepten criptomonedas o bitcoin; se tiene un punto de venta bitcoin; mercancía relacionada a las criptomonedas como remeras de bitcoin, dash, ethereum, etc.*; carteras frías o físicas como comentamos. Uno de sus fundadores, Rodrigo Icaza, ha publicado su libro el cual es una guía sencilla y recomiendo fervientemente la compra del mismo, el cual está en la embajada. En él, se haya el enfoque más completo sobre una guía concisa para un principiante. Aceptan efectivo; cuando fui aún no tenían punto de venta de tarjetas, pero pronto lo instalan. Ellos podrán guiarte de manera muy amena hacia tu primera compra en el cajero. Repito: Transar en cajero implica pago de comisiones, como cualquier casa de cambio monetario.

*Sujeto a disponibilidad del inventario de la tienda

https://www.facebook.com/embassypty/

Localbitcoins.com:

Esta página es una bolsa informal de compradores y vendedores de bitcoins. Tiene su propia cartera y los usuarios, como Uber, son calificados a fin de saber con quién uno transa. Ergo, es la opción virtual más barata y confiable ya que la comisión solo queda para los mineros, puesto que los compradores/vendedores no cobran para sí una comisión. Puedes buscar si deseas recibir en efectivo o transferencia tus bitcoins. Obviamente SI TRANSACCIONAS EN EFECTIVO NO ENVÍES TUS MONEDAS ANTES DE VERTE CON EL OTRO OFERENTE porque muy probablemente no lo veas… por más que el oferente tenga una excelente puntuación de usuario.

 

¿Dónde los gasto?

Para saber a dónde voy a poder gastar mis bitcoins, visitar el portal http://coinmap.org En la página podemos ver sensores de ‘’calor’’ en donde se hay tráfico y uso de criptodivisas. Un Google maps para lugares que acepten criptodivisas en donde los marcadores y círculos con números, señalan el tipo de negocio y su disponibilidad. Lastimosamente, no se registra y actualiza de manera eficaz la información. Por lo que recomiendo respaldar su búsqueda en Google sobre el local donde quieren llegar y consulten por cualquier medio si la administración aprueba el uso de criptomonedas.

Situación legal

En Panamá, de momento, la regulación anti lavado contenida en la ley 23 de abril de 2015, en su artículo que detalla cuáles son los sujetos obligados financiero solo menciona ‘’Entidades de pago emisoras de medios de dinero electrónico’’ como un sujeto obligado. Sin embargo, no ahonda más en la naturaleza del negocio ni mucho menos presenta una estructura financiera legal como licencias para este tipo de entidades financieras-tecnológicas (FINTECH). Por lo que su uso es, por ahora, libre.

Concluyendo por ahora…

No hay solo una criptodivisa, como el bitcoin, hay cientos de monedas digitales navegando en la red, con el mismo sistema de bloques, salvo algunas diferencias con bitcoin. Cualquiera puede hacer una criptodivisa. La cuestión es que te la usen. Por lo que este artículo no pretende ser un referente intelectual y académico, sino una guía de acceso a todo aquel que le interesen las criptodivisas. Estoy agradecido con Hugo y Mauricio por abrir este portal a esta revolución dentro de la revolución del internet, que está cambiando vidas y será el futuro referente del intercambio de riquezas. El blockchain, además, puede ser una herramienta que agilice trámites, contratos y el registro de vehículos legales de inversión como sociedades o el registro de naves; en donde mediante las condiciones favorables de inversión, se guarece, al usuario, se da anonimato encriptado y un resguardo a la información.

Enviar dinero como enviar un correo electrónico será cada vez más una realidad cotidiana para muchos. La revolución digital no es sólo una, sino una especie de cadena de bloques de invento que, al final, conducen al origen que es la mente del individuo (s) que crea estos instrumentos. Ya vimos como la computación nos cambió, ahora veamos en primera fila.

PD: Si les gustó mi artículo, me gustaría solicitarles, humildemente, una donación a mi persona. Eso me ayudará a seguir innovando y trayendo la palabra del bitcoin a más personas y hacer artículos como este. Les adjunto en una imagen mi QR y dirección de cartera. Solo debes copiar y pegar la serie de números y letras que están debajo del código QR o bien escanear dicho código.

Aprovecho también para agradecer a Julián Gonzáles, criptodueño también, quien guía que estas palabras hayan sido bien detalladas. Su conocimiento sobre contratos inteligentes (Sí, usan blockchain, digieran eso por un momento) será muy útil para consultas en mis periplos por esta industria de criptografía.

 

Advertisement

Lo más popular