Connect with us

Columnas

#JuevesDeRazón 9 DE ENERO: MUERTE CIVIL A LOS CORRUPTOS

Published

on

Inicio este 2018 tal como cerré el 2017, exhortando a todos los que me leen a que asistan este 9 de enero a la manifestación contra la corrupción.

Pese a todo lo que se ha dicho acerca de esta manifestación, he notado a las personas bastante entusiasmadas al respecto y no es de extrañarse. Las personas de mi generación (80’s) hemos crecido en una democracia de caricatura, donde dos partidos políticos eran los que se peleaban el poder cual Juego de Tronos y sin embargo a algunos nos tomó años entender que todos ellos almorzaban juntos en el Club Unión.

A muchos nos tomó tiempo entender que para poder tener una campaña política competitiva tienes que tener mucho dinero y que no alcanza con lo que ofrece el Tribunal Electoral y, por ende, es necesario recibir “donaciones” de empresas y empresarios quienes aportaban a ambos bandos para que así, cuando se declare al ganador, este le deba los favores del apoyo financiero brindado en campaña. Estos empresarios que tienen secuestrado a nuestro país y que son los que determinan qué leyes deben “proponer” los “honorables” diputados en la Asamblea; leyes que solo los benefician a ellos y que perjudican al motor de todo país, la clase media trabajadora.

Empresarios que apoyan los decretos y subsidios populistas para mantener complacida a una clase baja (suena feo, pero así es la estratificación) que es mayoría y que si no está complacida crearía más problemas de los que ya crean. Pero no se los crean a ellos, nos los crean a nosotros, la clase media trabajadora, que somos los que tenemos que soportar esa carga.

Y aclaro, no estoy en contra de los subsidios sino en la manera y las causas por las que se dan. No estoy en contra de apoyar a los que lo necesitan siempre y cuando solo sea un apoyo para que puedan salir de ese entorno nocivo y no acostumbrarlos a vivir de esa manera, que eso no ayuda a nadie. Pero esto no es casualidad, esto es por diseño.

Durante dos décadas (90’s y 2000) escuchamos diversos escándalos de corrupción desde el caso CEMIS, los “durodoláres”, la casa de Punta Mala, el pacto MA-MI y así muchos otros que eran ventilados en los medios de comunicación convencionales en ese entonces.

Muchos alcanzamos nuestra madurez viendo como se metía un tercer participante a la contienda electoral y cómo muchos lo vieron como una alternativa a la oligarquía que llevaba ya 20 años en vigencia. Y como el pueblo ignorante que somos (y digo somos porque la mayoría manda en una “democracia”) le dimos el voto a esta alternativa que estaba dirigida por un millonario (y presunto paciente psiquiátrico), alguien que no le debería favores a nadie. Esta persona compró adherentes provenientes de los otros partidos de los cuales tanto habló, se hizo de una mayoría en la Asamblea, puso magistrados en la Corte Suprema de Justicia, creando una monarquía en donde se hacía lo que él quería, cuando él quería, como él quería y sin cuestionamientos. Fue tanto el poder que alcanzó el pasado gobierno que el dirigente estaba seguro de que su partido repetiría en las siguientes elecciones, algo nunca visto en la danza PRD/Panameñismo post-invasión. Al ver que su otrora aliado, el actual presidente, marcaba la delantera en las pasadas elecciones, el entonces presidente fue al Tribunal Electoral a “ver qué estaba pasando”. Al ser inminente la derrota de su partido, corrió a inscribirse en lo que el mismo denominó “cueva de ladrones”, el PARLACEN, para obtener la inmunidad diplomática.

Fue aquí cuando se destapó el tema de la corrupción en el país. Y aclaro que no estoy diciendo que ese fue el único gobierno corrupto. Digo que las sumas de dinero que se manejaban y la facilidad de filtrar este tipo de información en una era donde la información y la tecnología van de la mano, los escándalos de corrupción eran más obvios que en los pasados gobiernos donde también se robó.

Ahora, en el actual gobierno, empiezan a salir los involucrados en los casos de corrupción del pasado gobierno al cual pertenecieron armoniosamente por 26 meses; tiempo suficiente para cerrar negocios aquí y allá. Sumado a esto, el presidente Varela ha propuesto a dos candidatas para ocupar los puestos de magistradas y resulta que, en las consultas ciudadanas de la Asamblea, una colega de las licenciadas investigó las conexiones de ambas candidatas con empresas que están asociadas a los escándalos de Odebrecht y a una fundación perteneciente al presidente.

Por esto y muchas cosas más que no he mencionado ya sea por mi falta de interés en su momento, mi mala memoria o por su obviedad, es que este 9 de enero le diremos “YA BASTA” a todos los corruptos. No estoy diciendo que con esto vamos a resolver el tema de la corrupción, pero, si los números nos acompañan, estos ladrones de saco y corbata verán que ese pueblo al que tienen secuestrado ya está harto de esa situación y está decidido a tomar cartas en el asunto. El 9 de enero será una manifestación pacífica (después, quién sabe) en un día para recordar a quienes dieron su vida por un mejor Panamá. Un día en el que (y no nos hagamos los ciegos) muchos aprovechan para ir a la playa o quedarse en su casa para pasar el tiempo con su familia, pero este 9 de enero espero que sea diferente. Este 9 de enero honraremos a esos mártires imitándolos contra el enemigo, solo que esta vez el enemigo no es extranjero sino hermanos que le han dado la espalda a su gente. Este 9 de enero, #LimpiemosPanamá #MuerteCivilALosCorruptos #YaBasta

 

Javier Narváez

Ingeniero Electromecánico y colaborador de ClaraMENTE con su columnas Jueves de Razón.

Advertisement

Lo más popular