Connect with us

Columnas

#JuevesDeRazón ¿DE DÓNDE VIENE LA MORAL?

Published

on

 

Considero que debemos partir con el hecho de que la moralidad es algo relativo. Los conceptos “bueno” y “malo” varían con el pasar de los años y lo seguirán haciendo de aquí en más. Hay quienes dicen que son naturalistas porque la naturaleza o lo natural es bueno; a estos hay que preguntarles que tienen de buenos los desastres naturales como incendios, erupciones volcánicas, huracanes, tornados, terremotos y tsunamis. De nuevo, esto es relativo.

Dicho esto, ¿cómo podemos acercarnos a una definición “universal” de lo que es bueno y lo que es malo? Esta es una pregunta que me he hecho mucho últimamente. ¿Cuál debe ser nuestra referencia?

Desde que se inventaron, las religiones se han hecho con el monopolio de la moralidad, aduciendo cada una que tiene la medida absoluta de lo que es bueno y lo que es malo. Para los musulmanes, si una persona decide abandonar la religión, este acto es castigado con la muerte y esto está bien. Para los antiguos romanos echar cristianos a los leones en las arenas para hacer de esto un espectáculo estaba bien. Para los católicos, perseguir a mujeres con una forma de pensar diferente a la de la iglesia y torturarlas y quemarlas vivas estaba bien. Los maoríes enterraban vivos a niños en las bases de sus edificaciones. Los judíos han invadido, desplazado y asesinado a miles de árabes en Palestina al declarar la independencia del Estado de Israel.

Estos son ejemplos simplificados, sin embargo, creo que el punto es claro, la moral no proviene de las religiones; en todo caso sería al revés. Dudo mucho que antes de que Moisés bajara con los 10 mandamientos, el pueblo hebreo considerara que matar, robar o mentir estuviera bien. La moral se ha ido adaptando a los tiempos en los que el ser humano ha vivido y está viviendo. Con la facilidad de comunicación que existe hoy en día, las cosas “moralmente malas” que antes podían pasar desapercibidas o incluso pasar por buenas en una pequeña comunidad o región, ahora que pueden ser fácilmente divulgadas son abiertamente repudiadas.

La moral la hacemos nosotros, como individuos y como sociedad, empezando por la regla básica “no hagas a otros lo que no te gustaría que te hicieran” y entendiendo que, entre más nos preocupemos por los demás, mejor estaremos todos. No es lo mismo preocuparte solo por ti en un grupo de 10, a que nueve personas se preocupen por ti en ese mismo grupo, siempre y cuando tú te preocupes por ellos también. No hemos llegado a ser lo que somos como especie pensando de manera egoísta, muy por el contrario, ha sido la convivencia en grupos, aldeas, ciudades y países lo que nos ha traído hasta aquí. Es hora de dar el siguiente paso y empezar a pensar y convivir como especie si queremos vivir de manera más justa e igualitaria en el mundo entero.

 

Javier Narváez

Advertisement

Lo más popular