Connect with us

Columnas

#JuevesDeRazón El Blindaje de Las Religiones

Published

on

 

 

Ya hace un tiempo en mis conversaciones con amistades y conocidos he notado dos cosas muy curiosas. La primera es que, cuando empiezo a argumentar en contra del catolicismo (es la religión que más conozco ya que fui criado en ella), me dicen que no puedo criticar su religión. Esto es curioso porque entre amigos se discuten infinidades de temas: política, deportes, autos, comidas, bebidas y mucho otros. En todas estas discusiones las personas están dispuestas a defender a capa y espada su punto de vista y si ven que están “perdiendo” la discusión, tratan de buscar mejores argumentos. Pero cuando se habla de religión, es como si esta tuviera una especie de escudo donde, si alguien critica o argumenta en contra de esta, este alguien entonces es grosero o intolerante. ¿Por qué no hacen lo mismo con los otros temas? ¿Qué tiene de especial la religión? ¿De dónde viene este blindaje? ¿Por qué se respeta? ¿Qué tipo de argumento se defiende con un “porque él lo dijo” o “porque aquí dice”?

Seguramente un católico tendrá argumentos para decir que los musulmanes o los budistas están equivocados y que esa religión no es la correcta, ni hablar de las mitologías egipcia, griega, romana, nórdica, maya, azteca o inca. ¿Por qué no intentan lo mismo con un ateo o un agnóstico?

Lo otro que he notado es que los católicos, al menos la mayoría que yo conozco, no saben mucho de su religión o de la Biblia. Cuando les habló de los actos atroces que promovió el Dios del Antiguo Testamento me dicen que Dios jamás habría hecho algo así (para los católicos que están leyendo y no saben de qué les hablo, les recomiendo una lectura rápida de los tres últimos libros del Pentateuco). Eso o me dicen que al Dios haber enviado a Jesús cambió las reglas mediante el concepto de la “gracia”. Sin embargo, en las 17 menciones de “la gracia” en 5 libros del Nuevo Testamento (de los 27 que tiene) no explican qué es la gracia. Esto más bien suena a una respuesta de salida… “no, eso se debe a la gracia de Dios” y listo, no se hable más del tema; algo como el ultimátum “porque yo digo” de los padres. No faltará quien tenga su propia interpretación de esta “gracia”, me gustaría saber de dónde la obtuvo ya que de la Biblia no es.

Y es que en realidad se toman lo que dice la Biblia muy a la ligera. Argumentos como que Jesús nació de una virgen puede ser un canon de su religión, pero también es un argumento acerca de la biología de la reproducción de mamíferos (y uno imposible, al menos en esos tiempos, dicho sea de paso), y sin embargo ellos dicen creer en eso. Convertir agua en vino es cambiar químicamente un compuesto inorgánico a uno orgánico solo con el pensamiento, ¿cómo sucedió esto? ¿Resurrección al tercer día? Si mis matemáticas no están erradas, de viernes a domingo hay solo dos días y esto asumiendo que su resurrección fue un síndrome de Lázaro. ¿Y cómo resucitó sin más lesiones corporales que los agujeros en sus manos, después de la tortura por la que pasó? Hablando de los agujeros en sus manos, en la práctica de la crucifixión se clavaban los brazos justo antes de las muñecas ya que si se hacía en las manos el peso del cuerpo las desgarraba. ¿Por qué los orificios en las manos, entonces, y no en las muñecas? ¿Y que hay de la inmaculada concepción de María y su ascensión? Estos eventos ni siquiera son mencionados en la Biblia. Estos los instituyó el papado en 1852 y 1951 respectivamente.

Esta batería de preguntas es sumamente sencilla y está limitada solamente al Nuevo Testamento. Me es difícil concebir que muy pocos o ningún católico se haya preguntado esto por lo que puedo inferir dos cosas: o no necesitan sustento para creer en los dogmas de su religión o simplemente no les interesa.

En este punto, el argumento es que se debe creer esto por fe (sin o a pesar de la evidencia) y fin de la discusión. Nuevamente el escudo.

Considero que, si vamos a tener conversaciones serias y con pleno uso de la razón y la lógica, este tipo de respuestas no solo deben ser ignoradas sino también ridiculizadas. Quizás con esto, y con el tiempo, este blindaje poco a poco vaya desapareciendo.

 

Javier Narváez

Advertisement

Lo más popular