Connect with us

Columnas

Notarios y registros centralizados ¿Para qué?

Published

on

Si usted precisa realizar una diligencia notarial y además debe, luego de su visita, apersonarse a cualquier institución a solicitar cualquier tipo de trámite; una resolución de migración que nos dé una visa o vale también solicitar una incorporación en el registro púbico, se ve en la necesidad de recurrir a distintos lugares para la obtención de documentos y demás enseres para poder utilizar el servicio que esta ofrece. A pesar de que los sistemas ya cuentan con aplicaciones para dar seguimiento (como es el caso de ambas instituciones ya citadas) nos representa al contribuyente una serie de gastos por la mera existencia de este tipo de servicio que, al ser centralizado, regularmente precisa de realizar el trámite frente a un funcionario que nos reciba los documentos. Puesto que ni siquiera se puede optar por una digitalización completa, como bien vemos en otras jurisdicciones como BVI, a fin de realizar cualquier servicio; además, su naturaleza de servidor(es) central acarrea inconvenientes para estos menesteres debido a que cualquier eventualidad ocasiona la caída de una red o en caso de un ciberataque ser exitoso, dejar vulnerable la información de miles de personas.

Por décadas, ser un usuario y acceder a los servicios estatales era una caterva de requisitos, muchas veces innecesarios, para poder dar fe de un acto o cumplir solemnidades que caracterizan el menú institucional de la plataforma de servicios. Peros los errores circunstanciales y la ineficacia de los procesos ocasionan una mora perenne que, debido a una significativa falta e interés por innovar, ha debilitado la primera línea de atención ciudadana, dando la imagen clásica de lo que un individuo se imagina al tener que tramitar frente a un funcionario. Esto es una muestra fehaciente de que las instituciones actúan de manera poco coordinada. Es como ir a escuchar una sinfonía y que cada instrumento esté a la deriva y grávido de sus tiempos musicales. Pues instituciones que modifican aspectos de sus procesos y no tienen una comunicación de sus cambios con otros cuerpos, ocasionando inconvenientes a los usuarios. Pero si introducimos un cambio de 360 grados al ya no tener, por ejemplo, que pedir para buscar trabajo un récord policivo y sólo acceder a una base de datos que mantenga disponible, en lenguaje criptográfico, registros varios que eviten ese descontrol en el manejo de la información .

Pero qué tal si abrimos, con espacios como este, el debate sobre nuevas tecnologías que, a pesar de ser las más innovadoras, su uso es casi desconocido y traerían muchos alivios tanto para tramitante y funcionario por igual, debido a que se tendría un método de almacenamiento sencillo de entender y que tuviera su propio lenguaje. UN sistema de información que no utiliza servidores centrales, sino de tener una red activa que pueda interactuar con cualquier persona.

En esta columna, usted, querido lector, le digo sin más preámbulos que esa tecnología, inclusive, hace ya presencia en legislaciones de jurisdicciones que comparten similitudes legales con Panamá y que estas tienen como fin impulsar sistemas descentralizado de registro para ahorrar en planilla estatal y recursos tanto para el gobierno como para el contribuyente.

La herramienta tecnológica de la que les escribo es el Blockchain, o sistema de cadenas de bloques. Podemos definirla como un método para el almacenamiento y registro de datos compartidos. Esta tecnología, usando caracteres criptográficos, funge como un sistema de clasificar la información. Este sistema de registro es descentralizado debido a que es una red de nodos llamados ‘’Ledgers’’ los cuales pueden ser considerado un libro digital. En mi pieza anterior, Bitcoin: La revolución dentro de la revolución. Definí el dinero como un sistema de contabilidad. Dicho sistema agradece su existencia a esta tecnología, debido a que el Blockchain es lo que permite registrar las transacciones de la moneda de un punto A hacia un punto B. Sin embargo, los enseres que hemos estado discutiendo van más allá de la transmisión de valores. Pero con la criptografía no sólo es posible realizar registros de información con valor monetario, sino información de carácter personal que podría agilizar las visita (o eliminarlas…) a instituciones públicas.

Uno podría pensar que utilizar libros distribuidos de información como utopía. Sin embargo, a fin de sustentar viabilidad, le comento lector que tenemos casos de legislación pro blockchain ya vigentes. En Delaware, curiosamente, para los que conocen el origen de nuestra ley de sociedades anónimas, ya impulsaron la primera legislación blockchain de este año, que tiene como fin el modernizar y obtener opciones de almacenamiento para los libros contables.

“Registro de contabilidad” significa uno o más registros administrados por o en nombre de la corporación en la que los nombres de todos los accionistas de la corporación de registro, dirección y el número de acciones están inscritas a nombre de cada uno de dichos accionistas; y todas las emisiones y transferencias de acciones de la corporación se registran en conformidad.’’
Proyecto de ley SB 69
Asamblea General de Delaware

Es claro que su uso es relegado sólo para registro contables y tareas menores lo citado en el párrafo anterior, pero logra darnos las primeras impresiones sobre la implementación de tecnologías que puedan registrar y contabilizar de manera independiente y descentralizada. Imaginen si tenemos un plan de austeridad y ver oportunidades de obtener recortes en gastos administrativos para sopesar mejor las opciones a la hora de ser un usuario o parte de un centro estatal.

Otro uso viable que minimiza los riesgos sería el uso de libros para poder realizar la perenne previsión de la muerte con un testamento. Ese testamento con el sistema de registros centralizados pudiera, en caso de impugnarse, pasar por varias instituciones y juzgaos antes de ver su ejecución. Pero con estas tecnologías se podrían programar registros de bienes y sus destinos una vez que sus titulares perezcan. Expediente electrónicos que, con la llegada de eventos determinados, los legatarios o herederos tuvieran una especie de dirección o llave en donde activar el registro y que este realice el traslado de dominio sin a engorrosa utilización de un registro público o notaría, en donde se vería reemplazado por un software con un portal individual en donde cada un documento privado, por medio de un registro distribuido equivalga , en unicidad y con una firma digital automática, como ya es utilizado, confirmar el tipo de registro.

Otra ventaja del Blockchain es la posibilidad de establecer confianza entre desconocidos. Evitando tener que mantener un servidor central descentraliza procesos. Por ejemplo: Si con el bitcoin podemos enviar dinero de un individuo a otro, gracias a esta tecnología, podremos para una entrevista de trabajo enviar la dirección de nuestro nodo de información en donde se podrá ver si mantenemos procesos pendientes o información relevante según nuestro reclutador halle conveniente, sin tener que ir a la policía para poder retirar dicho documento.

Las posibilidades son infinitas y los resultados casi inmediatos. El cambio de la infraestructura de servicios públicos es un cambio de paradigmas frente a la percepción de los usuarios a la hora de realizar trámites. Lo que empoderaría la consulta y transparencia de resultados. En donde la información esté protegida bajo un lenguaje y que su acceso sea fácil y de bajo costo.

 

 

 

 

Advertisement

Lo más popular