Connect with us

Columnas

OPINIÓN: Coimas y Donaciones Turbias Son Dos Caras de La Misma Moneda

Published

on

   He visto estupefacto cómo Anette Planells, de MOVIN, y el influyente periodista Álvaro Alvarado, de MEDCOM-Canal 13, han tratado de justificar la plata donada por Odebrecht a “las iglesias” diciendo que no es lo mismo una donación que una coima.  Considero que ello es un grave error que espero sea enmendado por quienes lo han cometido y parecen pretender que otros cometan.
 Al respecto, y por creerlo importante para la comunidad nacional, manifiesto responsablemente lo siguiente:

1. Es totalmente antiético e inmoral aceptar donaciones a sabiendas de que el donante es un delincuente o se maneja en asuntos dudosos, y también si se sabe de antemano que lo que se dona proviene de actividades ilícitas o turbias.

2. Es deber de toda organización no gubernamental averiguar la procedencia de sus donaciones y los antecedentes, tanto de lo que se dona como de quienes ofrecen la donación.

3. El fin NO justifica los medios. Ninguna obra, por buena que sea o diga ser, justifica que se laven ni los dineros ni la conciencia de delincuentes que hacen donaciones.

4. Luego, es una falacia, y por tanto un engaño, decir que hay diferencia sustancial entre un soborno y una donación de procedencia ilícita, así como entre un coimeado y una persona que recibe una donación delictiva o dudosa.

5. La calidad de un soborno o de una donación dudosa no se relativiza ni por quien la recibe, ni por el propósito con que se reciba ni mucho menos por quien la dé.
6. Tampoco es verdad que necesariamente pueda manipularse la opinión pública sobre la base de las falacias antes mencionadas si los actores y los hechos son suficientemente conocidos.

José Ángel Garrido Pérez
Especialista en Lengua y Literatura Española

Advertisement

Lo más popular